Intervenimos en los debates sobre trabajo sexual #UniversidadSinCensura




18-diciembre-2019

En el marco de la iniciativa Debates Universitarios Sobre Trabajo Sexual #UniversidadSinCensura, desde acciónenred Andalucía hemos participado activamente en dos de las más de 20 jornadas que se vienen celebrando en el conjunto de las comunidades autónomas. Por un lado, Mª Antonia Caro intervino en la primera mesa redonda que tuvo lugar el 23 de octubre en la Universidad de Cádiz y, por otro lado, el 10 de diciembre, participó Estefanía Acién en la Universidad de Almería. Dos de las iniciativas previstas bajo la campaña #UniversidadSinCensura a la que nos hemos adherido de forma muy activa ya que consideramos que conforma una necesaria contribución para potenciar la libertad de expresión y con ello nuestra democracia, además de garantizar espacios de debate y reflexión feminista fundamentales para abordar la situación actual de las trabajadoras sexuales.

El 23 de octubre en la Universidad de Cádiz  se inició el primero bajo el lema “Nos queremos libres e iguales en la diversidad”. Abrió el acto el rector Francisco Piniello, previo a la presentación de  Maria Acale  y lo cerró Mª José Barrera del Colectivo de Prostitutas de Sevilla.  En la mesa intervino Mª Antonia Caro, de acciónenred Andalucía centrando su intervención en demostrar que la  defensa de los derechos de las trabajadoras sexuales  forma parte de la lucha feminista contra el estigma que  recae sobre todas las mujeres. 

Por otro lado, la sesión celebrada el 10 de diciembre en la Universidad de Almería se denominó «Prostitución y derechos. El modelo abolicionista sueco a debate». El acto fue organizado por la Facultad de Humanidades y contaba con la colaboración de CATS (Comité de Apoyo a las Trabajadoras Sexuales» de Murcia). Presentado por Fco. Javier García (Decano de la Facultad de Humanidades), Eva Díez Peralta (Delegada del Rector para la Igualdad de Género) y Estefanía Acién (Profa. de Antropología Social), el acto consistió en la proyección del documental «Donde las prostitutas no existen» (Ovidie, Francis, 2017) y la conferencia de Vera, trabajadora sexual y delegada en Murcia del Sindicato OTRAS que fue presentada por Nacho Pardo, Coordinador de CATS.

El documental, que relata la terrible experiencia de Eva-Marre, quien vio cómo el estado sueco le retiraba a sus hijos por haber ejercido como scort durante dos semanas y acababa siendo asesinada en un centro de servicios sociales por su expareja ante la mirada de su hijo mayor, provocó un evidente impacto entre los 80 asistentes, que se manifestó en un silencio reflexivo de varios minutos, mientras Vera subía a la mesa de conferencias, ataviada con una máscara facial que portaba para proteger su identidad y reivindicar el estigma que sufren las prostitutas por el hecho de serlo. Nacho Pardo introdujo a la conferenciante haciendo hincapié en el interés de escuchar a una persona que ha ejercido el trabajo sexual durante 14 años en varios países, entre ellos, Suecia. El interesante relato de Vera colocó al público en el escenario de la presión a la que el modelo abolicionista, tal y como ha sido implantado hasta el momento en Suecia y otros países nórdicos, somete a las trabajadoras sexuales y que se manifiesta en persecución policial, deportaciones y desprotección jurídica y social. 

El debate se sucedió de manera dinámica y sin incidentes, más allá de la discordancia argumental entre quienes se consideraban abolicionistas y por tanto defendían estrategias para hacer desaparecer la prostitución de nuestras sociedades y las personas que priorizaban la opción de garantizar derechos sociales y laborales a quienes ejercen este trabajo. Como aspectos valorables del debate, es necesario subrayar que en ningún momento se confundió la prostitución con la trata de personas. Se hablaba sobre lo primero, sin entrar en confusiones conceptuales, lo que facilitó que la conversación se enmarcara en cuestiones concretas sobre estos temas, como la necesidad de abordar una educación sexual de calidad en pro del respeto a quienes ejercen el trabajo sexual y la prevención de la agresión sexual hacia estas personas. También se habló sobre la necesidad de reconsiderar un mercado laboral precarizado que limita las opciones de las mujeres que a menudo se ven obligadas a escoger el trabajo sexual sobre otras opciones más seguras, pero menos rentables, aunque siempre en empleos mal remunerados y generalizados como el servicio doméstico o los cuidados. Finalmente, también se debatió acerca de los clientes y sus responsabilidades, así como del trabajo sexual masculino.

En suma, el debate fue enriquecedor, un ejemplo de cómo deben encontrarse las voces discrepantes en un marco democrático de intercambio, señalándose la importancia de mantener este ambiente.

Para ver la campaña y la programación completas PINCHA AQUÍ

Noticias