Editorial: VOTAR PARA CONSTRUIR #YoVoto


todos

En los próximos meses de abril y mayo se abre un nuevo ciclo electoral en el cual los ciudadanos elegiremos a nuestros representantes para el Congreso y el Senado en España, para el Parlamento de la Unión Europea y para las corporaciones de nuestros municipios. En algunas comunidades autónomas se elegirán también a los representantes autonómicos.

En acciónenred Andalucía tenemos como objetivo la transformación social hacia un horizonte de mayor justicia social y por eso consideramos fundamental en nuestra acción socio-política fomentar una apuesta decidida por los derechos humanos, una ciudadanía crítica e implicada, así como la lucha por la profundización de nuestra democracia, sus  valores, mecanismos y procedimientos.

De cara a estas elecciones, queremos animar a la participación electoral y consideramos que deben de ser tenidos en cuenta, a la hora de ejercer nuestro derecho al voto, los siguientes aspectos:

- Estas elecciones no son unas elecciones cualquiera desde un punto de vista global y europeo. Asistimos a una oleada de conservadurismo que está irrumpiendo en un contexto de crisis de representación política. En la Unión Europa se está produciendo una quiebra de confianza entre los estados miembros que está haciendo tambalear algunos de los principales pilares de su fundación, como la solidaridad y la cohesión social, lo que está facilitando que toda una serie de partidos de la familia de la extrema derecha estén alcanzando posiciones representativas relevantes en los ámbitos locales, regionales, nacionales y europeos.

Esta tendencia podría estar alertándonos de la existencia de una salida conservadora e involucionista como respuesta a la profunda crisis de representación que viven los países europeos tras la crisis económica y el tipo de medidas de austeridad decididas por los dirigentes políticos. En efecto, los representantes europeos, salvo excepciones, decidieron hacer recaer las consecuencias de la crisis sobre la mayoría de la población, erosionando así los regímenes de bienestar de los que disfrutábamos.

La incapacidad para llegar a acuerdos en materia del rescate y acogida de las personas migrantes y potenciales solicitantes de protección internacional que llegan a nuestras costas, la disparidad entre la orientación hacia una unión e interdependencia económica cada vez más profunda, la falta de avances en una unión política o fiscal que ponga en el centro de la vida política a las personas y sus problemas, entre otras cuestiones, allana el camino a mensajes populistas de la extrema derecha que llaman al repliegue nacional como forma afrontar problemas que afectan a Europa. Este repliegue nacional no se basa en una sana y necesaria aspiración de mayor protagonismo de la ciudadanía en las decisiones que les afectan, sino en explotar el miedo al “otro” (al de la nación distinta, a la persona extranjera, migrante, refugiada, al diferente).

- Éstas tampoco son unas elecciones cualesquiera en términos internos. En España nos encontramos con la posibilidad real de unos acuerdos post-electorales que lleven a un gobierno profundamente conservador Ello en un contexto en el que es la extrema derecha quién está logrando imponer su discurso y agenda política a los dos grandes partidos de la derecha, que han extremado y radicalizado sus posiciones.

En el caso de que se conformara un gobierno de estas características derechistas es previsible que se siga ahondando en políticas ya vividas con gobiernos recientes, caracterizadas por un menoscabo en derechos laborales y sindicales, una profundización en la desigualdad, un desmantelamiento progresivo de los pilares del Estado del Bienestar (educación, sanidad, servicios sociales) y concesiones en materia de igualdad entre hombres y mujeres o en el control de los flujos migratorios, que hacen peligrar los significativos avances que la sociedad española venía experimentado desde la instauración democrática de 1978.

- También nos preocupa, en este contexto de urgencia, la falta de acuerdo entre las fuerzas progresistas para priorizar el interés general de la ciudadanía. Las fuerzas de izquierda de este país debieran actuar con una mayor responsabilidad, animar e ilusionar a la población demostrando no sólo que es posible una nueva forma de hacer política sino llevarla a la práctica, formando gobiernos cuyas políticas sociales se plasmen en certezas y mejoras para la vida de las personas.

Por todo ello, desde Acciónenred Andalucía queremos hacer un llamamiento público para animar a votar en estas próximas elecciones.

Por responsabilidad cívica y respetando todas las opciones (desde el no votar, a votar el partido que cada uno considere puede representar mejor sus intereses), creemos que en estas elecciones estamos ante la posibilidad real de un retroceso en derechos y libertades fundamentales en nuestra sociedad. Queremos que este voto no sea producto del miedo o la preocupación de lo que pudiera pasar si llega a gobernar la derecha sino que sea un voto propositivo y crítico, para construir una sociedad cada vez mejor. Creemos que el sentido del VOTO debe dirigirse hacia aquellos partidos progresistas que defiendan en sus programas propuestas destinadas no a recortar derechos sino a ampliarlos, no a crispar y enfrentar a los españoles sino a fomentar el diálogo, respetando la pluralidad y diversidad del país, no a hablar de la patria agitando banderas, sino a defenderla con políticas sociales que permitan que todos, y no unos pocos, vivamos mejor.

Es España sabemos que una alta abstención favorece a la derecha, cuyo electorado suele movilizarse para el voto. Además, en tiempos de incertidumbre como en los que vivimos, las campañas electorales deciden en mayor medida el sentido del voto de amplios sectores.

Por ello, animamos a la movilización de un VOTO que permita avanzar hacia la defensa de  unas políticas que garanticen reivindicaciones tan elementales como la defensa de una Europa que ponga en el centro de sus políticas la solidaridad con las personas migrantes y refugiadas que arriesgan su vida en el mar, prioricen el acuerdo en torno a la defensa de los derechos humanos y tratados del mar en el rescate y acogida de personas susceptibles de ser potenciales solicitantes de protección internacional. Políticas que apuesten  por implementar y fortalecer un sistema de acogida de refugiados, digno, útil y suficiente y se comprometa con las recomendaciones del Pacto Mundial de las Migraciones para establecer flujos seguros y ordenados de migrantes. Unas políticas públicas que incidan en la necesidad de favorecer los procesos de integración de millones de personas de origen extranjero y de sus hijos que ya hoy son ciudadanos de la Unión Europea y, por lo tanto, aumenten el reconocimiento en derechos políticos para que puedan elegir a sus representantes.

Un voto responsable y comprometido con la lucha contra el cambio climático, que defienda políticas encaminadas a reducir el impacto de las emisiones contaminantes, apueste por las energías renovables y fomente el transporte público, entre otras medidas. Un proyecto que defienda políticas locales que promuevan ciudades más sostenibles y habitables en términos de transporte, vivienda, ocio, etc.

Consideramos fundamental apostar por políticas de justicia social que pongan freno a la desigualdad que en nuestra sociedad sigue aumentado. Es necesario implementar medidas encaminadas a favorecer la inclusión de aquellos sectores más empobrecidos, entre ellos la infancia y la adolescencia, así como los hogares monoparentales. Fortalecer los pilares del Estado del Bienestar desde la universalidad y la eficiencia de los servicios públicos y las medidas de protección social son los principales mecanismos cohesionadores de la sociedad. Garantizar un sistema público de pensiones así como políticas activas de empleo de calidad que favorezcan que miles de personas y sus familias salgan de los procesos de exclusión a la que se ven abocados por el tipo de empleos precarios que tienen.

Votamos por la defensa de políticas transversales que garanticen la igualdad en todos los ámbitos de la sociedad, también entre hombres y mujeres, priorizando medidas que garanticen los derechos laborales de las trabajadoras domésticas a la vez que pone fin a la brecha salarial. Políticas comprometidas con la erradicación de los asesinatos por violencia sexista, que potencien recursos y protección a las víctimas, y trabajen desde edades tempranas por la prevención y la educación sexual. Que apuesten por la conciliación entre la vida personal y la laboral, además de poner en el centro de la vida política y social el ámbito de los cuidados.

Por todo ello, el próximo 28 de abril VOTEMOS. Si no votas otros decidirán por ti. Y que los políticos sepan que el voto de los ciudadanos no es un cheque en blanco sino una exigencia; la de mejorar las condiciones de vida de las personas.

#YoVoto feminismo

#YoVoto por proteger nuestro planeta

#YoVoto por la convivencia intercultural

#YoVoto por lo público

#SiNoVotasOtrosDecidenPorTi

Abril 2019

acciónenred Andalucía

Noticias